compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

La contaminación del agua con mercurio es una de las preocupaciones que las mujeres manifestaron en un debate sobre “Modelo de Desarrollo y Cuidados” realizado por el Centro de Documentación y Estudios (CDE) el viernes 17 de marzo último.

El encuentro se llevó a cabo en el local de la Asociación Regional de Educadores del Guairá, con la participación de  40 personas, principalmente mujeres campesinas de varias organizaciones, indígenas Mbya Guaraní y jóvenes de Fasardi, Paso Yobái, Villarrica y Colonia Independencia.

Las  participantes refirieron que no existe un control del uso del mercurio en las zonas donde se trabaja con oro, ni información suficiente sobre el  tratamiento adecuado para no contaminar los causes de agua de la zona, específicamente de Paso Yobái.

Lilian Soto y Cristina Olazar fueron las facilitadoras del encuentro. “El desarrollo que hay en Paraguay es para algunos, no para todos, hay mucha desigualdad, acumulan unas pocas personas”, coincidieron las participantes.

“El uso de nuestros bienes naturales no es racional ni sostenible porque se depredan bosques, se envenena el ambiente  y  el agua, mueren los animales silvestres, se enferma la gente”, dijeron en guaraní refiriendo a que el departamento es uno de los lugares donde hay mayor riqueza en el país,  teniendo en cuenta la explotación del oro en la zona.

“Las instituciones públicas responsables no cumplen con su trabajo de cuidar el ambiente”, dijeron las participantes.

“El cuidado de las personas se hace en las familias campesinas, sin apoyo estatal y son las mujeres las que más cuidan, eso les saca derechos como la posibilidad de estudiar. Además, las mujeres dedican su tiempo a cuidar a otras personas y pueden cuidarse poco  a sí mismas”, refiere el documento de conclusión del encuentro.

El Centro de Documentación y Estudios (CDE) desarrolla diversos talleres con mujeres del interior del país en el marco del proyecto “Empoderamiento a las mujeres para aumentar su poder político y superar las desigualdades económicas”,  con el apoyo del Fondo de Igualdad de Género de Onu Mujeres (FIG).